Fotos 2   
Fotos 3   
Fotos 4   
Fotos 5   


El Paso de Eloisa por Utuado, Puerto Rico


La tormenta tropical Eloisa tiene un significado especial para muchos que sufrimos sus efectos devastadores. Este relato es espeícamente de las experiencias que vivimos nuestra familia durante esos días.

En el 1975 mis padres, la familia de mi hermano Fon y nosotros (Dylia, nuestros hijos y yo) vivíamos en la Urbanización Cabrera de Utuado. Las casas estaban unidas por los patios. Para ser más exacto, mis padres vivían donde hoy está localizado el McDonalds en la entrada del pueblo, mi hermano se comunicaba a la casa de mis padres por la parte de atrás y nosotros viviamos en la casa del lado de mis padres frente a la carr #10.

Desde el día 13 de septiembre se había detectado la Tormenta Tropical Eloisa con vientos de solo 25 kms por hora pero se anticipaba que traía consigo una gran cantidad de lluvia. Los boletines del tiempo avisaban que estuvieramos preparados. La tormenta siguió la trayectoria y aunque no era huracán al pasar directamente al norte de nuestra isla, trajo mucha precipitación en un corto lapso de tiempo. Me refiero especificamente a los días 15 y 16 de septiembre que fue cuando se sintió el impacto real y devastador de ese sistema sobre nosotros. De acuerdo a información que recuerdo, unas 19 a 21 pulgadas de lluvia cayeron en el área que nutre al Río Grande de Arecibo desde aproximadamente del día 15 al 16 por la mañana. En Utuado pueblo cayeron unas cuatro o cinco pulgadas en ese mismo lapso de tiempo. Esto resultó en que los ríos principales, quebradas y otras tributarias acumularan una cantidad enorme de agua que estaría bajando por el Río Grande de Arecibo.

El día 16 de septiembre fue martes. Nosotros nos levantamos como de costumbre pero escuchamos en las noticias que no habría clases para los niños y que muchas personas no tendrían trabajo porque se anticipaba que estaría lloviendo copiosamente todo el día. Se avisaba sobre inundaciones relámpago, desprendimientos de terreno, etc . Recuerdo que tenía estacionada mi guagua Volkswagen (tipo van) en la marquesina de la casa y le tenía conectada una antena exterior que tenía sobre el techo de la casa a mi radio de dos metros para que tuviera mas alcance y así activar repetidores distantes de las bandas de KP4 (soy KP4AE). Como a eso de las 9 de la mañana subí a la guagua, saltando de la cocina hasta ella porque la marquesina se había inundado con unas 2 pulgadas de agua, realmente no me imaginaba que eso no era nada en comparación con lo que vendría luego! Me comuniqué con varios amigos KP4 buscando información sobre las condiciones del tiempo en el resto de la isla y recuerdo que hablé con Andresito (KP4ANG) desde Aguadilla y me reportó mucha lluvia... yo le reporté más o menos esto: "acá está lloviznando continuamente pero nada fuerte... más tarde te informo como sigue el tiempo por acá...". Como mencioné anteriormente, en Utuado ese día no llovio copiosamente, de hecho el Rio Viví no tuvo una creciente significativa. Unos minutos más tarde (serían las 9 de la mañana) nosotros notamos como por la carretera número 10 frente a nuestra casa y viniendo del área donde ahora está localizada la Comandancia de la Policía, salían unas aguas turbulentas y del color de un río crecido. Inmediatamente nos dimos cuenta que el río habia entrado por ese lugar y estaba inundando la carretera, y bajando hacia el sector del semáforo, la gallera de Cabrera. Vimos como el agua seguia subiendo de nivel y ya estaba como a unos dos pies de altura frente a nuestra casa. El torrente comenzaba a llevarse los carros que transitaban por allí a esa hora. Vimos a nuesta amiga Vikie Zeda bajarse de su automóvil y correr hasta una de las casas de nuestros vecinos para no ser arrastrada con su auto por la corriente. Dylia me pidió que nos fueramos a casa de mis padres. Esa casa estaba construida en una pequeña loma y se levantaba como 5 piés de elevación más alta que la nuestra. Antes de irnos yo subí unas cosas sobre la mesa de la sala pensando que si el agua llegaba a inundar la casa no llegaría a ese nivel, nunca antes habia pasado algo así en ese sector desde que yo recuerdo en toda mi vida. Nunca había visto o sabido que el agua pudiera llegar a la vega donde esta construida la urbanización . Corrímos con nuestros niños y cuando ibamos de camino hacia la otra casa Dylia me dijo que había visto como si una ola gigante viniera desde la parte de atrás de la casa, más bien mirando hacia el oeste.

Cuando llegamos a la casa de mis padres solo mi padre y Juana (que trabajaba con ellos y era parte de la familia) estaban allí. Mi madre estaba en casa de mi hermano cuidando dos de sus niños.. Corrímos buscando una escalera para subir al techo pero al no encontrarla abrimos una de las hojas de la puerta de rejas que había frente a la casa y conducía de la sala a una terraza exterior frente a la casa... y por allí subimos. Ese era el lugar más alto de una casa de un piso de toda el área. Desde el techo podíamos ver todo lo que estaba sucediendo. La crecida del Río Grande de Arecibo hizo que éste acumulara tanta agua en el área detrás de lo que fuera la General Cigar de Salto Arriba que ésta se metiera a la Urbanización Cabrera por donde esta el Centro Gubernamental. En esa época la Comandancia de la Policía todavía no existia, así que la creciente vino con toda su fuerza y sin obstáculos directamente hacia la Urbanización Cabrera. Nosotros podíamos ver como el río iba inundando toda la vega y avanzaba hacia nosotros mientras los niveles de agua subían rapidamente.

El agua alcanzó unos tres piés de altura dentro de la casa de mis padres, que era alta pero podíamos ver como nuestra casa quedaba practicamente sumergida en la parte trasera que era donde estaba recibiendo el impacto de las aguas crecidas . No fueron aguas que se acumularon y subieron de nivel, sino el mismo río crecido con toda su fuerza, árboles, ganchos, animales, tanques de gas que bajaban, etc. El ruido que producía el torrente violento de aguas bajando con toda su fuerza y llevando consigo cantidad de piedras de todos tamaños era ensordecedor. Vimos como un negocio de ventas de autos se inundaba y como los carros que estaban allí salían flotando y se iban amontonando unos con otros al otro lado de la carretera. Veíamos como Don Toto Valentín quien fuera dueño del puesto de gasolina Valentín Esso frente a Cabrera, se mantenía subido en la parte de atrás de ese negocio para evitar que la corriente de agua lo arrastrara.

Mientras todo eso pasaba, pensabamos en mi madre que estaba en la casa de mi hermano con dos de sus nietos pequeñitos... orabamos pensando lo peor pues veíamos como si la casa de mi hermano estuviera cubierta totalmente por las aguas del río crecido. No cesaba de llover y pensabamos que era cuestión de tiempo que la creciente siguiera subiendo hasta alcanzar el techo donde nos encontrabamos. Afortunadamente el agua fue bajando su nivel, el gran golpe de agua duro como 40 minutos que nos parecieron una eternidad... al cabo de los cuales bajamos de la casa. Como mencioné antes, el agua había subido unos dos piés dentro de la casa de mis padres, pero solo pensabamos en mi madre y los niños de mi hermano que estaban con ella en la otra casa. Un amigo, vecino nuestro, al enterarse, fue entre caminando y nadando hacia la casa de mi hermano, llamó y para nuesta sorpresa y alegría ella estaba dentro, viva con los dos niños. Providencialmente se habia salvado.
Ella nos contó que cuando comenzo a subir el agua trató de salir pero ya el agua impedía que abriera la puerta, corrió con los niños al cuarto, el agua subía, se subió a la cama, de la cama a la cuna que era mas alta, subió los niños a la tablilla alta del closet mientras ella se sostenía en la cuna parada casi con el agua al cuello!!! Así paso toda la inundación!!! Y cual no sería nuestra alegria cuando vimos que nuestro amigo y vecino la traía a ella y a los niños (un bebe y una niña de 2 años) sanos y salvos.
Fui a mi casa a ver los daños y noté que el agua había subido casi hasta el techo en la parte de atrás por donde era azotada directamente por la corriente y dentro de la casa había subido de 5 a 6 piés (unos dos metros). Todas nuestras pertenencias se dañaron. Somos aficionados a la fotografía y teníamos cantidad de películas en 8 mm que perdímos todas. Así también la cantidad de álbumes de fotos coleccionados por años. Todo estaba lleno de bache. El olor a río crecido estaba por todas partes. Todos mis radios de radioafionado fatalmente afectados. Mi guagua Volkswagen fue arrastrada por las aguas, siguió río abajo y nunca más la volvímos a ver, pensamos que se sumergió en el lago Dos Bocas... el automóvil de Dylia fue arrastrado hasta la calle del frente.. Teníamos una terraza en el lado de la casa que fue por donde la mayor presión de la creciente entró y se llevo la TV, libros, muebles, cámaras, etc, no quedó rastro alguno de ellos. La pared de bloques hornamentales que estaba frente se derrumbó. La nevera, afortunadamente había caído de la cocina a la sala, boca arriba, no se había abierto por lo que no perdímos lo que estaba adentro, más tarde la reparamos y la seguímos usando.

Una gran cantidad de hogares se vieron afectados en mayor o menor grado. Nos enteramos que un amigo muy querido nuestro, Ernie de Jesús, cuando vio la corriente de agua salió en su Jeep con su familia pero el agua los arrastro. Su esposa y sus hijos se salvaron de morir ahogados pero él fue arrastrado por la corriente y falleció ahogado. Su cuerpo fue encontrado luego a varios kilómetros río abajo. El dueño del supermercado Trenton localizado en la calle Dr. Cueto cerca de la Playita también murió ahogado cuando trataba de salvar algunas pertenencias de su negocio que daba en la parte de atrás para el Río Viví que un poco más abajo se unía al Río Grande de Arecibo.

Como les narrara,, aunque la crecida del Río Viví no fue muy grande, la gran cantidad de agua que traía el Río Grande de Arecibo hizo que el Río Viví se "embuchara" en el área de la Playita inundando aquel lugar.

Un camión del municipio vino a recogernos y llevarnos al pueblo a casa de unos parientes que nos dieron ropas secas. Nos mudamos a un apartamento de tenía la compañía para la cual yo trabajaba (Ponce Mining Co) y allí nos acompañaron varios días mi hermano Fon con su familia, ellos eran 5, y mis amigos Rey Castro y su familia que eran 5 miembros. Desde allí nos movíamos diariamente a limpiar y poner en orden nuestras afectadas casas. Más tarde el gobierno nos prestó casas en la Urb. Jesús María Lago para que viviéramos en lo que las nuestras estaban habitables. Allí estuvimos 3 meses hasta que finalmente el gobierno concedió los permisos de regresar a nuestros ya reparados hogares. Todos los sistemas de las casas tuvieron que ser reparados. Toda la instralación eléctrica tuvo que ser reemplazada, los gabinetes de cocina, las tuberías, etc. Puedo decir que mi padre fue otra víctima del impacto de las inundaciones. La impresión que el recibió pensando que mi madre había muerto ahogada fue fulminante. Al bajar de allí, no se sintió bien. Unos días más tarde, un padecimiento que él había tenido de los riñones y que estaba completamente estable, volvió de nuevo, fue hospitalizado, y el mismo día que regresamos a vivir en Cabrera el falleció, exactamente 3 meses después, un 16 de diciembre.

La inundacion tambien afectó grandemente el sector la Playita asi como también parte de la Urbanización San José. Más tarde nos enteramos que no había ocurrido algo así en mas de 50 años. Que muchos años antes, se tenía conocimiento que la vega donde esta localizada la Urb, Cabrera había sido cubierta por las aguas. Pero en los tiempos más modernos nunca había vuelto a suceder. Recuerdo que tuve acceso a los planos de construcción y pude ver como elevaron el área donde se construiría la urbanización a una elevación superior al nivel mós alto de creciente del río de la cual se sospechaba que había subido. Pero lamentablemente esa crecida del 1975 fue por muchísimos piés por encima de cualquier estimado imaginable.

Nosotros continuamos viviendo la casa aunque a sabiendas que lo ocurrido podia muy bien volver a suceder si se volvían a repetir las condiciones que ocasionaron ese desastre. Hubo amagos de huracanes, cantidades de lluvia cayendo, avisos de inundaciones, etc. No esperabamos que nos avisaran, cuando llovía copiosamente nos ibamos al apartamento del pueblo protegiéndonos de no volver a vivir aquella experiencia. Vivimos allí hasta el 1989 (14 años más!!!) nunca pudímos librarnos del temor de que aquello volviera a suceder, era traumático cada vez que llovia fuerte, que tronaba insistentemente, mirabamos hacia la calle como esperando ver el agua del río bajando por allí...Nuestra hija pequeña Marilia, aun padece de pánico al ver caer lluvias copiosas!!

En el año 1989 nos mudamos para otro lugar ALTO en el mismo Utuado. Tardamos tiempo en sentirnos un tanto aliviados de no ser afectados por lo que habíamos vivido pero nunca hemos podido sentirnos totalmente tranquilos cuando llueve fuerte por varios dias, pues siempre recordamos lo que nos sucedió y que allí todavía vive gente que podría correr la misma suerte. No nos hemos podido liberar de ese trauma!!

Lamentablemente en el 1998 con el paso del Huracan Georges (que detallamos en otra de nuestas páginas) la urbanización Cabrera, así como San José, la Playita, parte de la Dr. Cueto y parte de la urbanización Pérez Matos también se inundaron en forma similar a esta de Eloisa.. Reproduzco aquí unos numeros, obtenidos de diferentes fuentes de información para que puedan ver como fue la trayectoria y los pronósticos del paso de la depresión tropical Eloisa por nuestra área. Se puede notar en las gráficas que Eloisa se convirtió en Huracán Categoría 1 (75 millas/hora) el mismo día 16 de septiembre, cuando iba por las coordenadas 19.5 y 68.4, pero realmente lo que nos había afectado fue la cantidad de lluvia que este sistema traía en su parte sur y nos la dejó.

He buscado más información sobre este mismo tema para ponerlo como datos adicionales pero lamentablemente no he conseguido nada más. Si algun amigo que visite esta página sabe de más información o fotos , favor de dejármelo saber a nuestra dirección electrónica .

A continuacion en las paginas subsiguientes una colección de fotos, la mayor parte de ellas (62) que nos fueron gentilmente prestadas por nuestro amigo Dr.Roberto Rodil que el tomara el día después de estas inundaciones (17 de septiembre de 1975). Las fotos tienen un valor bien significativo ya que en su recorrido tomando las fotos, el Dr. Rodil nos ofrece ademas una descripcion con nombres de muchas de las personas y sitios retratados. Nuestro agradecimiento más sincero al Dr. Roberto Rodil por su colaboración.
Las primeras tres fotos fueron tomadas por quien fuera nuestro amigo el Sr. Ismaelito Pérez Colón (RIP). Las mismas nos fueron suministradas por la Sr. Mary Medina, hija de Don Longino Medina quien fuera director de la Defensa Civil de Utuado para aquella época. No habíamos puesto los créditos correspondientes a esas tres fotos porque desconocíamos quién las había tomado. Al enterarnos que eran de Ismaelito, con mucho gusto lo hicimos saber en las fotos mismas.
Las últimas ocho fotos en la página cinco fueron tomadas por el Sr. Ramón Enrique Bauzá (RIP), un muy querido amigo radioaficionado quien viniera con su esposa a traernos desde Ponce, unas ayudas para los damnificados.


A continuación un vídeo del programa "Histórias Contadas" como un servicio del Museo Histórico de Utuado de nuestro amigo Manuel Santiago Rico. Este programa fue presentado en audio y vídeo a través de la Estación WUPR el lunes 20 de mayo de 2013.
Para más vídeos de TeleCoqui.net favor de presionar AQUI.

Watch live streaming video from telecoqui at livestream.com
 
0
Fotos 2   
Fotos 3   
Fotos 4   
Fotos 5